octubre 31, 2010

CARTA A...por DANIEL NAJNSZTEJN

                                                                                    Beer Sheva, Octubre 31 de 2010



Para un ser especial…
Me encuentro aquí escribiendo esta carta con el íntimo deseo que no la recibas, o en su defecto si la recibes no sepas a quien está dirigida. Quizás me entiendas (deseo): no dejo de soñarte, de escuchar tu voz, de imaginarte, de sentirte, de olerte, de amarte, de besarte, de recorrer íntimamente tu cuerpo, de penetrarte con pasión y al mismo tiempo de odiarte con un odio cruel y amargo, tan fuerte como mi amor. Amarte ha sido inevitable. He luchado con todas mis fuerzas para evitarlo y no lo he conseguido. Acabo de rendirme. Es una batalla desigual. Me has vencido. Me he entregado. Y aquí, yaciendo vacilante, sufro por este amor que sé nunca podrá concretarse. Y maldigo mi destino. Trágico. Cruel. Cargado de sinrazón. Y maldigo mi cobardía. Y lloro porque duele más allá de cualquier herida. Lloro al sentir como si un puñal se introdujera lentamente en mis vísceras escarbando, escarbando… Y sangro, sangro por mí, sangro por ti, sangro por nosotros. Y la sangre brota y nos salpica y nos mancha, uniéndonos en un pacto infinito más allá del tiempo. Y es por todo eso que te odio, te odio, te odio, te odio… Y te amo, te amo, te amo… Y abro mis ojos a una absurda y espantosa realidad como es la de no tenerte, y los vuelvo a cerrar esta vez definitivamente…


                                                                                                            Quien nunca dejará de amarte

octubre 30, 2010

Salmo de Paul Celan*


Ya nadie nos moldea con tierra y con arcilla,

ya nadie con su hálito despierta nuestro polvo.

Nadie.

Alabado seas, Nadie.

Queremos por tu amor

florecer

contra

ti.

Una nada

fuimos, somos, seremos,

floreciendo:

rosa de

nada, de nadie.

Con

el pistilo almalúcido,

cielo desierto el estambre,

la corola roja

de la palabra purpúrea que cantamos

sobre, o sobre

la espina.

 
* Paul Celan: Poeta rumano de origen judío nacido en Chernovtsi en 1920. Creció en un ambiente familiar donde se manejaron varios idiomas, razón por la cual habló fluidamente el rumano, el alemán, el ruso el francés y el hebreo. En 1938 inició estudios de medicina en Paris y al estallar la II Guerra mundial regresó a Rumania donde fue condenado a trabajos forzados mientras sus padres morían en un campo de concentración. Liberado por los rusos en 1944, trabajó inicialmente como traductor y editor en Bucarest y Viena, para radicarse definitivamente en Paris donde obtuvo en 1950 la Licenciatura en Filología y Literatura por "L'Ecole Normale Superieure". Más tarde adquirió la nacionalidad francesa. Considerado como el más importante poeta en lengua alemana de la posguerra, alcanzó la fama desde la primera publicación surrealista "Amapola y memoria" en 1952, gracias al lenguaje innovador y a su perfecta sintaxis.Tradujo entre otros, a Rimbaud, Mandelstam, Michaux, Char, Valéry y Pessoa. En 1960 obtuvo el premio Georg Büchner, y a partir de 1965 fue internado varias veces en un asilo psiquiátrico donde escribió varios textos en hebreo.
Se quitó la vida arrojándose al Sena en 1970.

octubre 29, 2010

CAMINO DE RETORNO por ISRAEL EMIOT*


Arropa tu rostro en mi ánimo
como el árbol agitado
envuelve su cara asustada
en la noche.
Soy una cuna conmovida
para un mundo adormecido
que recién recuesta
sobre mi su cabeza enferma.
Envuelve en mí tu rostro,
ha de ser más hermoso y triste;
la muerte que me repleta
es buena, piadosa y suave
como un canto triste
en boca de un niño,
y como el viento
que duerme acallado
sobre un árbol
besando en sueños las ramas.

*ISRAEL EMIOT seudónimo de Israel Goldvaser nacido en 1909 en Ostrov Mazovieka, Polonia, en el seno de una familia religiosa. Comienza a escribir poemas religiosos pero al estallar la guerra pasar a la URSS donde su poesía se vuelve universal. De la URSS es repatriado a Polonia y de allí parte a Rochester, EE.UU. donde se radica y donde fallece en 1978.

octubre 28, 2010

AMARTE por Daniel Najnsztejn

Amarte porque sí

Amarte a escondidas

Amarte con desesperación

Amarte con pasión

Amarte con desenfreno

Amarte con lujuria

Amarte aunque no lo sepas

Amarte aunque no lo quieras

Amarte aunque no dejes que te ame

Amarte aunque me lo prohíbas

Amarte a pesar de todo

Amarte a pesar de todos

Amarte a pesar mío

Amarte a pesar tuyo

Amarte

Amart

Amar

Ama

Am

A…
...
..
.

octubre 27, 2010

B R O N C A por Daniel Najnsztejn



Me sumerjo en esta noche temiendo el final,

maldigo a ese sol que sale de mañana

¡cómo hacer que desaparezcas sol, cuanto menos hoy!

Me guía una roca blanca que algunos llaman luna,

me lastima, me enceguece en su luz que aturde.

Humanos con formas fantasmales salen a mi encuentro

hilos de plata en lugar de sangre en sus abiertas venas

sombras me acompañan sin  habérselas pedido

y yo, como metal herrumbrado, diario de ayer, café frío

aguardo tu llegada

pero tú no vienes

o quizás… sí pero

LA  B R O N C A no me dejó verte.

octubre 26, 2010

OJOS por Daniel Najnsztejn


Ojos que nos miran
nos hablan
imploran, suplican
rezan
nos muerden con rabia
nos lastiman, provocan, dañan
ojos que nos aman y nos exigen ser amados
ojos que nos odian sin motivo o con él
ojos sedientos
sedientos de otros ojos
ojos hambrientos
hambrientos de otras miradas
ojos perversos
lascivos
suaves, acaramelados
ojos ávidos de pasión
ojos cargados de deseo
LAGRIMAS en esos ojos
por lo que pudo ser
por lo que es
por lo que será
ojos ensangrentados y en llamas reflejando luces y sombras
de un mundo que no entiende
a esos ojos
ojos
solamente ojos.

Dedicado a Ana Karina Arguello con motivo de la apertura de su blog SOLO OJOS, www.anakarina2011.blogspot.com

octubre 25, 2010

AY…por ISAAC JANOSOWICZ*



Ay del secreto
cuando la noche salga del ojo del búho
y le diga a Dios:
—Señor, ya no puedo seguir callando.
Ay de la oscuridad
cuando el sol se alce ante Dios
y grite:
—Señor, danos colores.
Ay de todos nosotros
en aquella hora tempestuosa
cuando las uñas del león se ablanden
y las ovejas se arrojen sobre el a devorarlo.

*ISAAC JANOSOWICZ, nacido en 1909 en Iezev, cerca de Lodz, Polonia. Participó en el movimiento de trabajadores judíos de Lodz. Al estallar la guerra, recorrió toda Europa oriental como refugiado, hasta recalar, en 1952, en Buenos Aires, Argentina, donde desarrolló una
intensa actividad literaria y periodística. En 1973 se radica en Jolón, Israel, donde redacta la revista literaria, “Bai Zij”. Fallece allí en 1989. 

octubre 24, 2010

Las extraordinarias andanzas matutinas de mi madre por Israel Aszendorf*



¿Vio alguno de mi madre yendo hacia el mercado
por pan, cebada, arroz o papas?
Ninguno la vio. ¡Quien se detiene
a observar a una judía, piel y huesos!
Pero yo, su hijo, porque la recuerden largamente
voy a describir sus andanzas matutinas.
Mi madre va hacia el almacén pensando preocupada
con que excusa hoy tomar de nuevo allí fiado.
Ayer mismo la alerto el almacenero
que no volviera son plata al otro día
y eso significa quedarse sin comer,
o vender el ropero o las cobijas de la cama.
Ante la puerta entonces da mi madre vueltas y más vueltas.
En cualquier momento, me parece, va a echarse en cuatro patas,
saltar adentro como una fiera enfurecida
y morderlo todo, destrozarlo todo.
Pero, con un esfuerzo mi madre se contiene;
solo mira por la vidriera para ver qué pasa.
Y ve: el litro está de pie, borracho
y los platillos de la balanza, alegres, se hamacan.
Piensa: las ollas cuelgan resecas y la cocina esta fría;
cinco personas permanecen en casa, sentadas con las cabezas gachas,
y se dice: voy a entrar, probar fortuna.
Estira el cuerpo hacia la puerta, pero continua parada.
Regresa por sin a casa, cruza el patio;
en silencio se escabulle escaleras arriba hasta nuestra pieza,
se detiene, apoya sobre la puerta el oído
y oye el gemir hambriento de gente y vajilla.
Más pesada se vuelve su cabeza y más triste su mirada,
y ya va de nuevo mi madre camino de la tienda…

*ISRAEL ASZENDORF: nacido en 1909 en Melnitze, Galitzia. Educado en Lemberg. Durante la guerra vivió en la URSS. Transcurrida la guerra se dirige a París y de allí, en 1952, con un grupo de escritores judíos se radica en Buenos Aires, Argentina, donde es profesor de
literatura idish y hebrea, y donde fallece en 1956.

octubre 22, 2010

EL SILENCIO AQUI por MOISES KNAPHAIS*


El silencio aquí
no es silencio.
Aquí el silencio
es un martillo que golpea la sien.
El silencio aquí
es un aro herrumbrado, tenso,.
a punto de estallar.
Aquí los hombres
son cifras y gritos ahogados;
son cifras y porciones de comida.
Nombres olvidados
como pasos perdidos en la nieve.
Sólo son recordados en dos ocasiones:
¡para ser puestos en libertad
o para ser fusilados!

*MOISES KNAPHAIS, nacido en 1910 en Varsovia, capital de Polonia, en el seno de una familia proletaria, perteneció al círculo de escritores revolucionarios. La guerra lo lleva a la URSS y de allí, luego de recorrer Polonia y Francia, arriba en 1952 a Buenos Aires, Argentina, donde edita una revista literaria falleciendo en 1992.

octubre 20, 2010

EL HOMBRE DE FUEGO por JAIM GRADE*



En la antesala de mi casa, de pie, desnudo, hay un hombre de fuego
que me observa a través de la puerta vidriera.
Mi corazón retumba como un reloj salvaje:
¿quién será el que me mira desde el otro lado de la puerta?
¿Habrá escapado del brasero encendido en mi cuarto?
¿O acaso estallo un incendio en mi cocina
y antes que las llamas también me devoren
vino a salvarme, a llevarme consigo?
¿Pero por qué el hombre de fuego tirita de frío
y su piel en llamas se cubre de escarcha?
Es mi cuerpo arraigado en su brote mismo
y mi osamenta bajo ceniza, moho y nevada.
Yo debí convocarlo de entre todas las fosas
y el hombre de greda escuchó mi llamado.
Ahora me busca de puerta en puerta:
el asesinado tras el último trozo de su cuerpo.
Aunque tal vez haya venido del silencioso océano
o es una chispa de la explosión del átomo
o el cerebro estallado y la voluntad desatada
que se atropellan encendidos hacia el abismo.
Puede que lo haya visto en el norte helado,
aullando sin voz, en ropa de prisionero,
o acaso huyo desnudo de la prisión, a matarme
porque callo y disimulo su sufrimiento.
—¡Oh, quien quiera seas, misterioso hombre de fuego,
no quiero seguirte por tu senda secreta!
Transfórmate y hazte mi leal custodio;
hombre de fuego, vuélvete hombre de piedra.
El hombre de fuego obedece. Me deja ante la mesa
y se hace piedra negra en la antesala de mi casa.
Solo falta grabar mi nombre sobre ella
para que sea de mi sepulcro la lápida.

*JAIM GRADE, nacido en 1910 en Vilna, Lituania, hijo de un maestro de hebreo, estudio en varias escuelas talmúdicas hasta adquirir gran erudición. Integrante del grupo literario Iung Vilne, Joven Vilna. Pasa la guerra en la URSS y luego, tras vivir temporariamente en Polonia y en Francia, se radican en 1949 en Nueva York, EE.UU., donde fallece en 1982.

octubre 19, 2010

Discurso del primer ministro Itzjak Rabin al serle otorgado el Premio Nobel de la Paz Oslo, 10 de diciembre de 1994


Sus Majestades,
Estimados Presidente y Miembros de la Comisión del Premio Nóbel,
Honorable Primer Ministro de Noruega,
mis co-laureados, presidente Arafat y canciller de Israel, Shimon Peres,
Distinguidos invitados,
Ya que no pienso que exista el precedente de que a una persona le otorguen dos veces el Premio Nóbel, permitidme esta oportunidad para dar un toque personal a este prestigioso premio.
 A una edad en que la mayoría de los jóvenes se esfuerzan para descubrir los secretos de las matemáticas y los misterios de la Biblia; a una edad en que florece el primer amor; a la tierna edad de dieciséis años, me entregaron un rifle para mi defensa.
 Ese no era mi sueño. Yo quería ser ingeniero hidráulico. Había estudiado en una escuela agrícola y pensaba que la ingeniería hidráulica era una profesión importante para el calcinado Medio Oriente. Todavía estoy convencido de eso. Sin embargo, me vi obligado a recurrir a las armas.
Serví en el ejército varias décadas. Bajo mi responsabilidad estaban hombres y mujeres jóvenes que querían vivir, que querían amar, y en cambio abrazaron la muerte. Ellos cayeron en defensa de nuestras vidas.

Damas y caballeros,
En mi actual posición, tengo muchas oportunidades de sobrevolar el Estado de Israel, y recientemente otras partes del Medio Oriente también. La vista desde el avión es imponente: mares y lagos de azul profundo, campos verde oscuro, desiertos del color de las dunas, montañas de piedra gris y paisajes regados de casas con tejados rojos y paredes de cal.
También hay cementerios, tumbas que se extienden hasta el horizonte.
Hay cientos de cementerios en nuestra parte del mundo, en el Medio Oriente -- en nuestro hogar, Israel, pero también en Egipto, Siria, Jordania, Líbano. Desde la ventanilla del avión, a miles de pies de altura, las incontables tumbas están en silencio. Pero el sonido de su clamor ha hecho eco desde el Medio Oriente a todo el mundo durante décadas.
Aquí ante vosotros, deseo saludar a nuestros seres queridos -- y ex enemigos. Deseo saludarlos a todos -- los caídos de todos los países en todas las guerras; los miembros de sus familias, que sobrellevan la perenne carga del duelo; los inválidos, cuyas cicatrices no sanarán nunca. Esta noche deseo rendir tributo a cada uno de ellos, puesto que este importante premio les pertenece.

Damas y caballeros,
Yo fui un hombre joven y ahora sobrellevo la carga de los años. En hebreo decimos "naar haiti, ve gam zakanti" [fui hombre joven, pero he envejecido]. Y de todas las memorias que he acumulado en mis setenta y dos años de vida, lo que más he de recordar, hasta mi último día, son los silencios: el terrible silencio del momento después, y el ominoso silencio del momento antes.
Como hombre militar, como comandante, como ministro de defensa, ordené muchas operaciones militares. Y junto con la alegría de la victoria y el dolor del duelo, siempre recordaré el instante previo a la toma de tales decisiones: el silencio de los altos funcionarios o ministros al levantarse lentamente de sus asientos; la imagen de sus espaldas retrocediendo; el sonido de la puerta al cerrarse; y luego el silencio en el que me quedo solo.
Ese es el momento en el que uno se da cuenta de las consecuencias de la decisión recién tomada: han de morir muchos. Gente de mi nación, gente de otras naciones. Y ellos todavía no lo saben.
En ese momento ellos todavía están riendo y llorando; todavía hacen planes y sueñan sobre el amor; todavía sueñan plantar un jardín o construir una casa -- y no tienen idea de que esas son sus últimas horas sobre la tierra. Cual de ellos está destinado a morir? Quién saldrá retratado en un recuadro negro en los periódicos del día siguiente? Qué madre pronto estará de luto? A quién se le derrumbará el mundo bajo el peso de la pérdida?
Como ex militar, también recordaré siempre el silencio del momento antes: el silencio de las manecillas del reloj en su carrera hacia el futuro, cuando el tiempo se está acabando y en otra hora, en otro minuto, el infiero hará erupción.
En ese momento de gran tensión, poco antes de que el dedo apriete el gatillo, poco antes de que la mecha comience a arder, en la terrible calma de ese momento, todavía hay tiempo para pensar tan sólo: "Es realmente imperante actuar? No hay alternativa? No hay otra salida?"
 "Dios se apiada de los niños del jardín de infantes", escribió el poeta Yehuda Amijai, quien se encuentra con nosotros esta tarde -- y cito de su poema:

"Dios se apiada de los niños del jardín de infantes,
menos de los niños de la escuela,
y ya no se apiadará de los mayores,
los deja solos,
y a veces tendrán que arrastrarse
sobre la arena candente,
para llegar a la estación de los heridos,
sangrando."

Durante varias décadas Dios no se ha apiadado de los niños de los jardines de infantes del Medio Oriente, o de los niños en las escuelas, o de sus mayores. No ha habido piedad en el Medio Oriente por varias generaciones.

Damas y caballeros,
Yo fui un hombre joven y ahora sobrellevo la carga de los años. Y de todas las memorias que he acumulado en mis setenta y dos años, ahora recuerdo las esperanzas.

Nuestro pueblo nos ha elegido para darles vida. Aunque sea terrible decirlo, sus vidas están en nuestras manos. Esta noche, sus ojos nos miran y en sus corazones preguntan: cómo está siendo usado el poder que confiamos en las manos de estos hombres y mujeres? Qué decidirán? En qué tipo de amanecer nos levantaremos manana? Un día de paz? De guerra? De risas? De llantos?
Cada niño nace de una manera totalmente antidemocrática. Los niños no pueden elegir a su padre o su madre; no pueden elegir su sexo o color, su religión, su nacionalidad o patria. Si han de nacer en una mansión o en una choza, si han de vivir bajo un déspota o en una democracia, está fuera de su voluntad. Desde el momento en que nacen, con los puños cerrados, su destino -- en gran medida -- ha sido decidido por los líderes de su nación. Son ellos los que decidirán si han de vivir cómodamente o en medio de la desesperación, con seguridad o con miedo. Su destino es dado a nosotros para que lo resolvamos -- a los gobiernos de países, ya sean democráticos o no.

Damas y caballeros,
Así como no hay dos huellas digitales idénticas, tampoco hay dos personas iguales, y cada país tiene sus propias leyes y cultura, tradiciones y líderes. Pero hay un mensaje universal que llega a todo el mundo, un precepto que puede ser común a diferentes regímenes, a las razas que no se nos parecen, a las culturas que nos son extranas.
Es un mensaje que el pueblo judío ha trasmitido desde hace miles de años, un mensaje tomado del Libro de los Libros: "Ve nishmartem meod le nafshoteijem -- "Y cuidaréis mucho de vuestras almas" -- o, en términos contemporáneos, el mensaje de la santidad de la vida.
Los líderes de las naciones deben proveer a sus pueblos con condiciones -- la infraestructura, si quieren -- que les permita gozar de la vida: libertad de expresión y movimiento; alimento y vivienda; y lo más importante: la vida misma. Un hombre no puede gozar de sus derechos si no está vivo. Y por eso cada país debe proteger y preservar el elemento principal de su ethos nacional: las vidas de sus ciudadanos.
Solo para defender esas vidas podemos llamar a nuestros ciudadanos a que se enrolen en el ejército. Y para defender las vidas de nuestros ciudadanos que sirven en el ejército, invertimos enormes sumas en aviones y tanques y otros medios. Pero a pesar de todo, fallamos en nuestra misión de proteger a nuestros ciudadanos y soldados. Los cementerios militares en todos los rincones del mundo son un testimonio silente del fracaso de los líderes nacionales en la defensa de la santidad de la vida humana.
Sólo hay un medio extremo para santificar la vida humana. Esa única solución radical es la paz verdadera.

Damas y caballeros,
La profesión militar implica una paradoja. Mandamos a los mejores y mas valientes de nuestros jóvenes al ejército. Los suplimos con equipos que cuestan una fortuna. Los entrenamos rigurosamente para el día en que deban cumplir con su obligación -- y esperamos que lo hagan bien. Y sin embargo, rezamos fervientemente para que ese día nunca llegue -- que los aviones nunca despeguen, que los tanques no tengan que avanzar, que los soldados nunca lleven a cabo los ataques para los que han sido tan bien entrenados.
Rezamos para que nunca ocurra, debido a la santidad de la vida.
La historia en general, y la historia moderna en particular, ha conocido tiempos horribles en que los líderes nacionales convirtieron sus ciudadanos en carne de cañóon en nombre de doctrinas malvadas: el infame fascismo, el terrible nazismo. Fotos de niños marchando hacia el matadero, de mujeres aterrorizadas camino a los hornos crematorios, deben estar ante los ojos de cada líder de nuestra generación, y de las generaciones por venir. Deben servir como una advertencia a todos los que tienen poder.

Casi todos los regímenes que no han puesto la santidad de la vida en el centro de su visión de mundo, todos esos regímenes han caído y no existen más. Podéis verlo con vuestros propios ojos en nuestros tiempos.
Pero esto no es todo lo que hay. Para preservar la santidad de la vida, a veces debemos ponerla en riesgo. A veces no hay otra manera de defender a nuestros ciudadanos que luchar por sus vidas, por su seguridad y libertad. Este es el credo de todo estado democratico.

En el Estado de Israel, de donde vengo yo hoy; en las Fuerzas de Defensa de Israel, en las que he tenido el privilegio de servir, siempre hemos visto la santidad de la vida como un valor supremo. Nunca fuimos a la guerra a menos que la guerra nos fuera impuesta.

En la historia del Estado de Israel, en los anales de las Fuerzas de Defensa de Israel, hay miles de historias de soldados que se sacrificaron -- que murieron tratando de salvar companeros heridos; que dieron sus vidas para no lastimar a personas inocentes del lado enemigo.
En días próximos, una comision especial de las Fuerzas de Defensa de Israel terminará de redactar un Código de Conducta para nuestros soldados. La formulación referente a la vida humana será como sigue:
 "En reconocimiento de su suprema importancia, el soldado preservará la vida humana de toda manera posible y se pondrá en peligro, o pondrá en peligro a otros, sólo en la medida en que le parezca necesario a fin de llevar a cabo esta misión. La santidad de la vida, desde el punto de vista de los soldados de las Fuerzas de Defensa de Israel, encontrará expresión en todas sus acciones'.
Por muchos años -- incluso si las guerras tocan su fin, luego de que la paz llegue a nuestra tierra -- estas palabras seguirán siendo la columna de fuego que irá frente a nuestro campamento, una luz que guiará a nuestro pueblo. Y nos sentimos orgullosos de esto.

Damas y caballeros,
Estamos en plena construcción de la paz. Los arquitectos y los ingenieros de esta empresa están trabajando incluso mientras nos reunimos aquí esta noche, contruyendo la paz, capa a capa, ladrillo a ladrillo. La obra es difícil, compleja, exasperante. Un error podría derrumbar toda la estructura y llevarnos al desastre.
Por eso estamos determinados a hacer bien el trabajo -- a pesar de las acciones del terrorismo asesino, a pesar de los fanáticos y crueles enemigos de la paz.
Seguiremos en el camino de la paz con determinación y fortaleza. No nos detendremos. No nos daremos por vencidos. La paz triunfará sobre todos sus enemigos, porque la alternativa es peor para todos nosotros. Y hemos de prevalecer.
Hemos de prevalecer porque consideramos la construcción de la paz como una gran bendición para nosotros y para nuestros hijos. La consideramos como una bendición para nuestros vecinos en todas las fronteras, y para nuestros socios en esta empresa -- Estados Unidos, Rusia, Noruega -- que hicieron tanto para lograr el acuerdo que fue firmado aquí, luego en Washington y mas tarde en El Cairo, que escribió el comienzo de la solución a la mas larga y difícil parte del conflicto árabe-israelí: el componente israelo-palestino. Agradecemos también a otros que han contribuido a esto.
Ahora nos despertamos cada manana siendo gente diferente. La paz es posible. Vemos la esperanza en los ojos de nuestros hijos. Vemos la luz en los rostros de nuestros soldados, en las calles, en los autobuses, en los campos. No debemos decepcionarlos. No los decepcionaremos.
No estoy parado solo esta noche, es este pequeño podio en Oslo. Estoy aquí para hablar en nombre de generaciones de israelíes y judíos, de los pastores de Israel -- y vosotros sabéis que el rey David fue un pastor; el comenzo a construir Jerusalem hace unos 3.000 anos -- los arrieros y cuidadores de los sicomoros, como lo fue el profeta Amós; de los rebeldes contra el "establishment", como lo fue el profeta Jeremías; y de los hombres que zurcaron la mar, como el profeta Jonás.
Estoy aquí para hablar en nombre de los poetas y aquellos que soñaron con el fin de la guerra, como el profeta Isaías. También estoy aquí para hablar en nombre de los hijos del pueblo judío, como Albert Einstein y Baruj Spinoza, como Maimonides, Sigmund Freud y Franz Kafka.
Y soy el emisario de millones que murieron en el Holocausto, entre quienes seguramente hubo muchos Einsteins y Freuds que perdimos y perdió la humanidad, en los hornos crematorios.
Estoy aquí como emisario de Jerusalem, a cuyas puertas luché en los días del sitio; Jerusalem, que siempre ha sido, y es hoy, la capital eterna del Estado de Israel y el corazón del pueblo judío, que reza mirando hacia Jerusalem tres veces al día.
También soy emisario de los niños que toman sus visiones de la paz; y de los inmigrantes de San Petersburgo y Addis Ababa.
Estoy de pie aquí especialmente por las generaciones venideras, para que podamos todos merecer la medalla que vosotros habeis otorgado a mi y a mis colegas hoy.
Estoy de pie hoy aquí como emisario -- si ellos me lo permiten -- de nuestros vecinos, que fueron nuestros enemigos. Estoy de pie aquí como emisario de las grandes esperanzas de un pueblo que ha sufrido lo peor que la historia tiene para ofrecer, y sin embargo ha dejado su marca -- no sólo en las crónicas del pueblo judío sino en las de toda la humanidad.
Conmigo aquí hay cinco millones de ciudadanos de Israel -- judíos, árabes, drusos y circasianos -- cinco millones de corazones que ansían la paz, y cinco millones de pares de ojos que nos miran con grandes esperanzas de paz.

Damas y caballeros,
Quisiera agradecer, en primer lugar, a los ciudadanos del Estado de Israel, de todas las generaciones y todas las opiniones políticas, cuyos sacrificios y contínua lucha por la paz nos traen firmemente más cerca a nuestra meta.
Deseo agradecer a nuestros socios -- los egipcios, los jordanos y los palestinos, encabezados por el presidente de la Organización para la Liberación de Palestina, Sr. Yasser Arafat, con quien comparto este Premio Nóbel -- quienes eligieron el camino de la paz y están escribiendo una nueva página en los anales del Medio Oriente.
Deseo agradecer a los miembros del gobierno israelí, pero sobre todo a mi socio, el canciller Shimon Peres, cuya energía y devoción a la causa de la paz son un ejemplo para todos nosotros.
Deseo agradecer a mi familia, que me ha apoyado en este largo camino que he andado.
Y, por supuesto, deseo agradecer al presidente y los miembros de la Comisión del Premio Nóbel, así como al valeroso pueblo de Noruega, por otorgar este ilustre honor a mis colegas y a mi.

Damas y caballeros,
Permitidme terminar compartiendo con vosotros una tradicional bendición judía, que ha sido recitada por mi pueblo en buenos y malos tiempos, como una muestra de nuestro más profundo anhelo:
El Señor dará fuerza a su pueblo; el Señor bendecirá a su pueblo, y a todos nosotros, en paz".
Muchas gracias.

ESCRITO EN LAPIZ EN EL VAGON SELLADO por Dan Pagis


Acá, en este envío,

yo, Eva

con mi hijo Abel.

Si ven a mi hijo mayor,

Caín, el hijo de Adán,

díganle que yo.


Dan Pagis (1930) Nacido en Radautz. Durante la segunda guerra mundial permaneció durante varios años en un campo de concentración ucraniano. Huyó en 1944 y dos años más tarde viaja a Palestina.



Traducción: Gerardo Lewi



octubre 17, 2010

UNA NAVE LLEGÓ… por LEIZER WOLF*,


Una nave llegó al puerto
con un niño enfermo.
Yo lo miré:
el niño no es mío,
pero ¿cómo dejarlo ir
con dientes famélicos
a alimentarse de viento?
Lo hice mi hijo.
Yo adoro un hijo.
Hasta tomaría a Dios de hijo.

LEIZER WOLF* seudónimo de Leizer Mekler, nacido en 1910 en Vilna, Lituania, hijo de un 
pobre pintor de paredes. Miembro del grupo literario Iung Vilne –Joven Vilna— es autor de 
una obra poética breve e intensa. Al estallar la segunda guerra se refugia en distintas zonas de la URSS, radicándose finalmente en Uzbekistan donde trabaja como campesino y obrero, falleciendo en 1943.

A CASA POR IANKEV FRIDMAN*


El oscuro cochero apura los negros caballos blancos
y conduce a Adán y a Eva de vuelta a los primeros cielos.
Yo yazgo sobre el vientre de mi mamá Eva y dormito.
Me siento bien y ya percibo el aroma del cielo.
Papá Adán abre ingenuamente, a la neblina mañanera,
los desmesurados ojos
y devuelve su purpúrea manzana el árbol de la sabiduría.

*IANKEV FRIDMAN nacido en 1910 en Milnitze, Galitzia, en el seno de una familia de estirpe rabínica. Durante la segunda guerra mundial permanece en un campo de concentración. En 1948 se radica en Israel, Tel Aviv, donde fallece en 1972.